El auge del vídeo marketing y los contenidos audiovisuales ha puesto muchas cuestiones sobre la mesa, entre ellas, cuánto deben durar los vídeos para cumplir su función.

En un primer momento la tendencia siempre es optar por vídeos y contenidos cortos, ya que el consumidor está saturado y, si duran mucho nadie se los mira.

Pero antes de tomar una decisión hay que entender que todo dependerá de qué tipo de contenido estamos hablando, a quién van dirigidos y la plataforma en la que se van a difundir.

Debido a los bajos costes de producción, en general, los vídeos cortos son los que mayor uso tienen, tanto para grandes empresas, como para pequeñas empresas y emprendedores.

Por otro lado, los vídeos más largos, se caracterizan por ser más claros y concisos que los cortos, en cuanto a su contenido.

En todo caso, cada opción tiene sus ventajas y sus desventajas:

VENTAJAS

 

VÍDEO CORTO VÍDEO LARGO
 

–       Costes producción y difusión más bajos.

–       Más fácil de viralizar.

–       Difusión más efectiva en redes sociales.

 

 

–       Contenidos más claros.

–       Permite dar más exposición al producto o servicio.

–       Mediciones de contenidos más exactas.

 

DESVENTAJAS

 

VÍDEO CORTO VÍDEO LARGO
 

–       El mensaje debe ser claro y conciso y, aún así suele dejar dudas.

–       El valor que suele otorgar al internauta es menor.

–       Mayor dificultad de conversión de visualizaciones a clientes.

 

 

 

–       Costes de producción y promoción más altos.

–       Difíciles de viralizar.

–       Los consumidores tienden a abandonar la visualización.

 

Para cerrar podríamos decir que las dos opciones serán buenas siempre y cuando tengamos presente su finalidad y aprovechemos las ventajas de una y de otra.

Así que, como siempre, cuéntanos tu idea y nosotros haremos el resto.

Frame25 ¡Contigo de principio a fin!