En los tiempos difíciles es cuando más fluyen las ideas, nos vemos obligados a quemar neuronas en pro de la supervivencia y aquí es cuando emergen nuevas empresas y proyectos.

El vídeo es la mejor manera de dar a conocer y promocionar estas nuevas apuestas de futuro, pero no cualquier vídeo.

Éste tiene que ser, claro, directo, conciso, breve e impactante y atraer la atención tanto de clientes como de inversores potenciales.

Una fórmula que suele funcionar es la siguiente:

1.Plantear un problema, en este caso crear una necesidad de mercado, de tal manera que el espectador se pueda identificar con ello.

2.Exponer un a solución, es decir, todas las ventajas que ofrecerá y el nicho de mercado que ocupará tu producto pero siempre desde la emoción, encontrando una imagen, una frase o cualquier detalle que impacte y toque la fibra.

3.Explicar tu idea con el objetivo de generar confianza y vender credibilidad, describiendo con detalle y de forma muy clara tu producto y/o los servicios que quieres ofrecer.

4.Cerrar el vídeo dejando huella, impactando con humor, con una moraleja o con alguna solución que no habías expuesto hasta el momento para rematar la jugada.

5.Y por último la imagen corporativa, el sello personal, aquello que te define visualmente, ya sea con una animación o dando algún toque divertido.

Estos son el tipo de retos que nos encanta asumir en Frame25, ayudar a jóvenes creativos a hacer lo que más les gusta.

Crowdfundings, pequeños inversores, gente que no sabe qué hacer con su dinero, preparaos para ver los mejores vídeos de empresas que se están formando en este preciso instante y que lo van a petar en un futuro próximo.

Frame25, porque nos gusta estar con los que empiezan!